shavuot-pentecostes

Shavuot 5778/2018

Deuteronomio 16:9-10, dice:

«Siete semanas contarás; desde el comienzo de la siega de la mies comenzarás a contar siete semanas. Entonces celebrarás la fiesta de Shavuot (semanas) al Señor tu Dios; darás según la medida de la generosidad de tu mano, según el Señor tu Dios te haya bendecido».

Mucho antes de Hechos 2, en Israel ya se celebraba la Fiesta bíblica llamada Shavuot, que se traduce «semanas», y que posteriormente con las traducciones del Nuevo Testamento se conoció como Pentecostés. Shavuot (del hebreo), hace alusión al pasaje que die contar siete semanas para la celebración, mientras que Pentecostés (del griego), alude a cincuenta días. La misma cosa, pero con la diferencia que en Israel nunca se celebró una fiesta llamada Pentecostés.

En Israel siempre se ha considerado Shavuot como el aniversario del día que Elohim habló la Torá en el Monte Sinaí, también conocido como «Matan Torá».

Antes que las lenguas de fuego cayeran sobre los creyentes en Jerusalén, ya había descendido fuego sobre el Monte Sinaí. Cuando los discípulos del Mashíaj resucitado se congregaban para celebrar Shavuot en Jerusalén, se congregaban para celebrar algo que comenzó a celebrarse cincuenta días después de la celebración de la Pascua (Pésaj), el aniversario de la entrega de la Torá.

Este año la celebración bíblica y santa de Shavuot cae el sábado 19 de Mayo a la caída del sol y continúa todo el día domingo 20 de mayo hasta la caída del sol.

Consideremos lo significativo de aquel primer Shavuot en el Monte Sinaí. En Éxodo 19 y 20 se narra la historia de este acontecimiento glorioso. Dios descendió desde los cielos y caminó sobre la cima del monte. Hubo viento, hubo relámpagos, hubieron truenos, humo; se escuchó un fuerte sonido del shofar (cuerno de carnero) que llenaba el ambiente, y descendió fuego. La nación entera oyó audiblemente la voz del Santo, bendito sea (HaKadosh, barujú), mientras hablaba los Diez Mandamientos.

De acuerdo con la tradición judía, «cuando Elohim habló los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí, Su voz se escuchó en todas las lenguas de la humanidad y tomó la forma de lenguas de fuego ardientes alrededor del campamento de Israel y vino se posó sobre cada judío individualmente». (Shabat 88b; Shemot Rabá 5:9; Midrash Jazit).

¿Fue así como realmente sucedió? No lo sabremos en realidad. Es posible que la voz de Dios haya hablado en cada lengua. Quizás no. Quizás sus palabras descendieron como chispas de fuego que posaron sobre cada uno individualmente. Es importante, sin embargo, recordar que tanto Pedro, los discípulos y los seguidores de Yeshúa eran muy conocedores de estas tradiciones referentes a Shavuot. Deben haber sabido la historia de la entrega de la Torá en Shavuot. Estaban muy familiarizados con la historia de las palabras como en lenguas de fuego que se posaron sobre cada uno de los israelitas. Conocían la historia de la voz de Dios que hablaba a toda la humanidad en cada lengua. Por lo tanto, los milagros, las señales y las maravillas que vinieron sobre ellos en Hechos 2 tuvieron un significado muy profundo.

Las lenguas de fuego sobre ellos y el oírles hablar en cada lengua de los presentes fueron ambas alusiones directas a la experiencia del Monte Sinaí y la recepción de Torá.

Es como si Elohim trazara una línea de conexión entre la entrega de Su Torá y el derramamiento de Su Espíritu en Shavuot, el Pentecostés del Nuevo Testamento.

No debemos ver uno sin considerar el otro. Los dos acontecimientos están interconectados. El Rúaj HaKodesh (Espíritu Santo) y Su Torá están íntimamente relacionados. Uno no puede tener la Torá sin el Espíritu Santo, ni al Espíritu Santo sin la Torá.

¡Jag Sameaj Shavuot! ¡Feliz fiesta de Shavuot!

 

Referencias: Éxodo19:1-20:23; Deuteronomio 15:19-16:17; Hechos 2

1 Comment

Leave a comment